Video Oficial: Domund / Una historia de muchas historias (Pincha en el título)

El Domund es una Jornada universal que se celebra cada año en todo el mundo, el penúltimo domingo de octubre, para apoyar a los misioneros en su labor evangelizadora, desarrollada entre los más pobres.

El Domund es una llamada a la responsabilidad de todos los cristianos en la evangelización. Es el día en que la Iglesia lanza una especial invitación a amar y apoyar la causa misionera, ayudando a los misioneros.

Los misioneros dan a conocer a todos el mensaje de Jesús, especialmente en aquellos lugares del mundo donde el Evangelio está en sus comienzos y la Iglesia aún no está asentada: Los territorios de misión.

Lema

“Cambia el mundo”. En nuestro mundo podemos ver fácilmente cambios superficiales, que dejan las cosas como estaban, y otros que son “a peor”, porque derivan de acciones injustas y que atentan contra la dignidad del ser humano. Eso, si no suponemos, desde la indiferencia, que las cosas no pueden ser más que como son.
 

Frente a esto, los misioneros nos muestran que es posible un cambio “a mejor”, profundo y real. Ellos pueden ser para todos, y en especial para los jóvenes, un referente de compromiso y esperanza; sus vidas constituyen la prueba palpable de que un corazón en el que ha entrado Dios, con toda su novedad y creatividad, puede cambiar el mundo.

 

Cartel

- El cubo. Este conocido rompecabezas sugiere muy bien las posibilidades de transformación del mundo.  Pero además nos recuerda ese poliedro del que habla el Papa Francisco (EG 234-237): "El todo es más que la parte, y también es más que la mera suma de ellas... El modelo no es la esfera, que no es superior a las partes, donde cada punto es equidistante del centro y no hay diferencias entre unos y otros. El modelo es el poliedro, que refleja la confluencia de todas las parcialidades que en él conservan su originalidad... Es la conjunción de los pueblos que, en el orden universal, conservan su propia peculiaridad... El Evangelio no termina de ser Buena Noticia hasta que no es anunciado a todos, hasta que no fecunda y sana todas las dimensiones del hombre, y hasta que no integra a todos los valores en la mesa del Reino."

 

- Las imágenes de los cuadrados. Diferentes flashes de la realidad misionera nos ayudan a comprender el valor transformador de la misión de la Iglesia "hasta el confín de la tierra" y la necesidad de participar más activamente en ella.

 

- Las manos. El cambio, sí, nace en nuestro corazón; a partir de ahí, apoyándonos en Dios, está en nuestras manos.