¡PUESTA A PUNTO!

Símbolo: BOTA/CALCETÍN

  • Acoger a Jesús exige ponerse en camino. 
  • Cuando empiezo a caminar voy descubriendo lo que necesito: Limpiar las botas con las que camino, ponerme calcetines adecuados,….
  • Hacer de mi bota un lugar de acogida, cómodo, alegre,…
  • La bota simboliza el lugar donde acogemos a Jesús y a los demás.

Para acoger a Jesús hay que ponerse en camino y cuando empiezo a caminar voy descubriendo lo que necesito y lo que necesita Jesús para nacer en mí y en los demás.

Arreglaré mi bota para caminar adecuadamente, tendré que limpiarla, buscar calcetines adecuados, decorarla para hacerla más agradable…

La bota tiene que ser un lugar acogedor, alegre, que dé calor para acoger a las personas que comparten con nosotros, pero también para acoger tan gran acontecimiento, porque Jesús viene a nosotros para apasionarnos con su mensaje, con su proyecto de vida cristiano, ¿qué vas a hacer? ¿Cómo lo haces?

 

¿Qué es el ADVIENTO?

ADVIENTO significa VENIDA. Pero… Venida ¿de quién?

Para nosotros cristianos…. Es la VENIDA de alguien muy especial, es la VENIDA de JESÚS.

Se llama ADVIENTO a las cuatro semanas que preceden a la NAVIDAD. Es un tiempo de preparación, de acogida, de cambio, de sencillez, de espera, de humildad.

La meta del Adviento es la Navidad: Celebrar y contemplar el nacimiento de Jesús en Belén.

Él ya vino y nació en Belén. Se hizo uno de nosotros y llegó pobre y con humildad. Vino como uno de nosotros y nos ha enseñado que es DIOS-CON-NOSOTROS.

El ADVIENTO nos invita a vivir el presente, nuestro tiempo como tiempo de compartir, de amistad, de alegría, de hacer el bien y valorar a los demás siendo buenas personas. Nos invita a vivir siempre vigilantes, caminando por los caminos de Jesús, en la justicia y en el amor.

También el Adviento nos invita a prepararnos para ser mejores personas, más amables, más generosas, más humanas, más acogedoras y hacer de nuestro mundo un lugar donde todos puedan vivir en amor y paz.

Si vivimos el ADVIENTO con ilusión y esperanza, viviremos la Navidad con más sentido, con más profundidad, alegría y sencillez y Jesús encontrará una “cuna” especial en nuestro corazón.