Lema Pastoral 2019-2020: "Contemplación"

El cultivo de la interioridad de los niños, niñas y jóvenes es
urgente y de gran importancia en nuestro mundo.
Hablar de INTERIORIDAD hoy tiene mucho que ver con el
reconocimiento personal y con el descubrimiento de nuestro ser
más íntimo.
Se trata de que tomen conciencia de su ser, de su misión de
amar en este mundo y de la importancia y responsabilidad de su
acción en relación con los otros y con Dios.
El cultivo de la espiritualidad desde la perspectiva cristiana
pretende elevar las capacidades del alumnado hacia el
encuentro con Dios, mediante la relación con Él en la oración,
en el respeto y valoración de su Palabra y de su Vida conforme
al Evangelio, motivando su sensibilidad hacia la presencia del
Señor entre nosotros.
El alumnado en proceso de aprendizaje necesita razones para
creer, razones para esperar y razones para amar.
Se hace una invitación a hacer vida la Contemplación
Dominicana
. Vivir desde la Contemplación es entrar en
nuestro interior; es reconocer al Dios que llevamos todos dentro
y que nos habla; contemplarlo y, desde ahí, poder relacionarnos
con el mundo, tener capacidad de ver y escuchar el presente
histórico.
Este proceso es posible si logramos educar al alumnado en la
capacidad de silencio y soledad.
Aprender a callar y a “estar presentes”, les capacitará para
escucharse a sí mismos, a los otros, a Dios y sintonizar con los
problemas y alegrías del mundo.

“viVE desde dentro”:

VE: “MIRA” la vida desde dentro, desde el corazón.
VE: “VETE” a los otros y a la realidad que vivimos, desde dentro,

desde lo contemplado en el corazón.